Esta mañana volviendo a “requete”-escuchar a Victor Küppers, en una de sus tantas conferencias, hablaba de la “GESTIÓN DEL INSTANTE” y nuevamente, me ha hecho volver a reflexionar. Resumiría en esta frase:

 

“Gestiona como quieres vivir cada instante con las circunstancias que te tocan en cada momento”.

Elige tu mejor actitud en cada instante.

 

Si te fijas… la vida siempre interviene, te guste o no… es lo que hay y es lo que es…Es verdad, que en algunos casos, hay circunstancias personales que son verdaderos dramas, no lo vamos a negar, que irán apareciendo en el día a día de cada uno:  muerte de un ser querido, una enfermedad grave, un despido, una ruptura de pareja,…y hay días tontucos: la regla, el tráfico, que pierda tu partido de fútbol, una pelea con tu mami, pareja, hijo…

 

Cualquier cambio pequeño (circunstancias a resolver) o grande (dramas) que te saque de tu zona de confort, “te agitará”, de alguna manera,  dependiendo de la situación y como la interpretes y vivas. 

 

Estas situaciones generan, en la gran mayoría de las personas, cierto desequilibrio, inseguridad, desprotección, impotencia, rabia, tristeza…o una mezcla de sentimientos y emociones. No todo el mundo tiene la capacidad de la resiliencia desarrollada (la capacidad para adaptarse y sobreponerse a situaciones adversas, momentos críticos. En definitiva, a esos duros golpes de la vida).

 

Lo curioso, es que en este tipo de situaciones es muy fácil dejar de cuidarse, más bien, se hace todo contrario, e incluso a veces, sin darnos casi cuenta, nos metemos  en un bucle del que, con el tiempo, cuesta trabajo salir. Y en estos casos, en estos momentos duros, es cuando más deberíamos mimarnos, cuidarnos y rodearnos de esas personas que nos dan su amor y apoyo, incondicionalmente …

 

Y lo más curioso aún, es que en la mayoría de los casos, aunque lo vivimos como dramas, no son para tanto, son realmente circunstancias a resolver y hacemos todo un mundo de ello. Es más, la mayoría de las cosas por las que nos pre-ocupamos no llegan a pasar.

 

Observa a tu alrededor y pregunta por curiosidad en tu entorno: ¿cómo estás? ¿cómo te va? ¿qué día has tenido hoy?”. Las respuestas, son en su mayoría: “así así”; “al menos tengo trabajo, que con la que está cayendo, no es poco…”; “tirando”; “ni fu, ni fa”; “hoooorrible”; “pues como me va a ir”, “no tengo pareja, no tengo trabajo, la hipoteca me ahoga, encima he puesto 10 kilos”; “faaaaaatal”; “ufff….” y un largo etc.

 

Si en este momento de tu vida, estás pasando por un bache…lo primero de todo, pregúntate si realmente es tan grave o es más bien lo que te dices y la interpretación que haces de todo eso que te pasa y en segundo lugar, pregúntate, con algo de perspectiva, si el año que viene o dentro de 5 años, realmente, esto que vives hoy, será un problema.

 

Y “eso” que vives  hoy, que no sea una excusa para dejar de cuidarte, de mimarte, de tratarte bien…no lo pongas más difícil. No importa lo que esté pasando en estos momentos en tu vida, son eso mismo, piedras en tu camino (a veces chinos y a veces, verdaderas rocas). Esto que vives hoy, pasará, por eso, no te dejes. No ayuda para nada, meterse en el “y si…. hubiera dicho, hecho, no hecho, no dicho, o…lo que sea”.

 

Y te lo digo, porque en general, cuando la vida nos “aprieta”,  a veces, casi “ahoga”, nos descuidamos, nos dejamos… se fuma más (si eres fumador), se come mal, muy mal (más de la cuenta o comida basura o no se come), dejamos el ejercicio físico, dejamos de relacionarnos…nos abandonamos, “nos damos igual”…”¡total, con la época que llevo, me da igual todo!”

 

Y siento decirte, que la vida es eso, VIDA, con sus cositas buenas, muy buenas, mega buenas (me refiero, incluso, a las pequeñas cosas del día a día) y sus baches, circunstancias adversas y sus dramones, de las que nadie se libra. Mientras que estemos vivos, la vida es un viaje con todo lo que conlleva y aun así, un viaje maravilloso.

 

Hay que saber a convivir con los problemas, con los obstáculos y que salvo que sean, realmente, un drama, que no te quiten la sonrisa. Yo hace tiempo, que cambié la palabra problemas, por retos y desafíos y la palabra victimismo,  por responsabilidad (entendida como la capacidad de responder ante lo que nos pasa).

 

La ACTITUD depende de ti, esta si es cosa tuya. El pasado, el entorno y las circunstancias influyen, no te lo voy a negar, pero que no te determinen. Es tu gran responsabilidad, tu desafío, la actitud que elijas en cada momento.

 

Como tú vivas e interpretes todo eso (normalmente son “baches”) que te esté pasando en este momento, eso sí, depende de ti.

 

¡Ojo! esto no significa que no te enfades, cabrees, entristezcas, pongas tus límites, llores e incluso patalees… yo lo hago, soy humana, es más, hay que escuchar al cuerpo, a las emociones, ver qué nos dicen, hay que sentirlas, vivirlas, para que no se enquisten, gestionarlas e incluso agradecer la experiencia y aprendizaje.

 

Eso sí, si eso que te pasa en este momento, tiene solución, ponte con ello y si no, no gastes energía, suelta, aprende y a seguir. Hace tiempo que aprendí, además, que cuando las cosas me vienen grandes, pido ayuda y apoyo, no te sientas mal por pedirla, a tu entorno o a profesionales.

 

Si no gestionamos y damos el espacio a eso que sentimos en este momento, acabaremos buscando consuelo tal vez, en el tabaco, alcohol, comida… y no nos damos cuenta que esto nos pasará factura, tarde o temprano.

 

Y eres tú, la responsable, eres tú quien se mete ese cigarrillo en la boca (si eres personar fumadora), quien se atiborras de comida, quien come comida basura, quien come sin hambre, quien bebe más de lo habitual y con frecuencia, o dejas de comer, o de relacionarte….

 

Y por último, cuida tu lenguaje interior, no des tanta importancia a ese run run mental, no te asocies a esa vocecita parlante negativa, limitante, que tienes dentro de tu cabeza. Yo la llamo: “mi pepito grillo”. Si la observas, sin juicios, sin interpretaciones y cambias de foco, esa vocecita irá perdiendo poder, que no te controle.

 

Para terminar, no te auto-engañes, si no gestionas lo que te llegue, cuando te llegue y te abandonas, descuidando de ti, de tu alimentación, de tu salud…el  evadirte así, a la larga, lo que te va a acarrear es un problema añadido y mayor, que afectará a tu salud física, mental, emocional. El problema va a seguir ahí, así que busca otras formas de solucionarlo.

 

“En la vida no se trata de esperar a que pase la tormenta, se trata de aprender a bailar bajo la lluvia o protegerte con un paraguas”. No luches con la ola, métete en ella. 

¿Eres más fuerte que tus circunstancias?  ¿o tus circunstancias son más fuertes y grandes que tú?

 

Aprende a relativizar todo lo que te pasa y a darle la importancia que merece, en su justa medida. Así es la vida, eso es la VIDA, un camino cargado de circunstancias, experiencias de todo tipo. Y es más, vívela a tope, con todo lo que toque. “ES LO QUE ES”. Por eso, si en estos momentos tu vida es de “Pu…madre”, ¡qué guay!…agradece, disfruta, exprime cada instante y suelta cuando haya que soltar. Nada es para siempre.

 

Y si estás viviendo algún conflicto, mira cómo puede solucionarlo y ponte manos a la obra y si no tiene solución en esos momentos, acepta la situación y aprende la lección que hay con ello y si tú sol@ no puedes porque es una circunstancia (dramón) que te supera o más bien no sabes cómo o no tienes fuerzas, pide ayuda o apoyo, incluso profesional, en caso de necesitarlo.

 

Te han tocado unas cartas, las cartas de la vida, así que juega tu mejor partida.

 

¡No te abandones! ¡No te rindas! 

 

***

 

PD. Si te estás planteando un cambio de hábitos y un estilo de vida saludable, PRUEBA ALGO DIFERENTE. Te recuerdo o por si no lo sabes, que en breve, empezará un Proceso Grupal Online de Coaching Nutriemocional, será un grupo muy muy reducido, 6 personas máximo y solo hay hueco para una persona más.

 

Si estás interesad@ y comprometid@ no dudes en apuntarte:
Y también puedes comprar el libro: ¿De qué tienes que desprenderte para adelgazar?. Un libro para adelgazar nominado en los premios Circulo Rojo, dentro de la categoría de crecimiento personal.

 

Descárgate GRATIS el eBook

Adelgaza con la práctica de la Alimentación Consciente

Ya te hemos enviado el eBook por correo electrónico. Si no lo tienes en la bandeja de entrada, revisa la carpeta de promociones y spam. ¡Disfruta de la lectura!